0

Las palabras se las lleva el viento

Quizás has escuchado la frase “las palabras se las lleva el viento”, ¿qué utilidad puedes obtener de esa frase? Implícitamente puede enseñarte muchas cosas, en especial que los hechos siempre estarán por encima de las palabras y que debes enfocarte en conseguir lo que deseas, de esta frase puedes obtener los siguientes beneficios:

las palabras se las lleva el viento

“Las palabras se las lleva el viento”

  1. Evita las discusiones inútiles mientras no tengas la evidencia de cambio:

    El fundamento de todo logro personal es el conocimiento, es un requisito tener un conjunto de ideas que hagan posible un cambio, cuando adquieres ese conocimiento, viene la parte más difícil; ponerlo en práctica, pero algunas personas comienzan a hacer un uso excesivo de la palabra sin todavía haber alcanzado los objetivos, ¿cuál es el problema de este comportamiento? Existe la posibilidad de desencadenar una actitud reactiva en otras personas, comenzarán a realizar cuestionamientos y eso afectará tu voluntad, porque no tendrás los suficientes elementos sólidos para defenderte, es ahí donde las palabras se vuelven vacías, basta preguntarte ¿cómo un indigente va a cuestionar las acciones inadecuadas que llevan a la pobreza? La gente le dirá que está loco, porque aunque tenga la razón, mientras él/ella mismo no hayan cambiado, lo mejor es permanecer en silencio.

  2. Te ayuda a tener un comportamiento más equilibrado y evitas criticar aquello que tú no has realizado:

    Una vez que comprendes que la autoexigencia es el fundamento para ser un triunfador, tienes más cuidado con tus opiniones, evitas las críticas severas porque ahora te has dado cuenta que no es lo mismo estar viendo el escenario que estar dentro de él, te vuelves más equilibrado y cuidarás tus palabras.

  3. Desarrollas la sabiduría para no insistir con aquellas personas que quieran un camino diferente al tuyo:

    Las palabras pueden ser provechosas solo si llegan a los oídos adecuados, aquellos que estén interesados en un cambio para el cual tú poseas algún conocimiento, de lo contrario es una pérdida de tiempo.

  4. Los hechos son la evidencia definitiva:

    Existe una tendencia bastante marcada a la incredulidad y el escepticismo en muchas personas, esto es parte de la formación que hemos tenido, son muy pocos quienes te dicen “tu puedes alcanzar todo lo que te propongas”, quizás lo ves en algunos pensamientos e ideas de quienes han logrado GRANDES ÉXITOS, pero en la vida cotidiana del día a día, eso no ocurre con tanta frecuencia, así que para evitar el posible golpe de las dudas de otras personas, lo mejor es que demuestres que tienes la razón en base a la comprobación de tu propia hipótesis, una vez que seas ejemplar sin necesidad que abras la boca encontrarás el respeto y admiración de las personas por aquello que has logrado, por supuesto que estás trabajando por ti mismo y no para que te miren, solo que los cambios positivos son difíciles de ocultar.

  5. Actúas más y sueñas menos:

    Si pretendes alcanzar un sueño, solo la actuación continua lo hará posible, una vez que conozcas el camino, entonces ¿por qué perderte en la charla que te detiene?, ¿cuánto tiempo puedes desperdiciar explicando a otros lo que tú mismo no has completado? Sin duda que puede ser un tiempo valioso que después lamentarás, una vez que te estés viviendo tus metas cumplidas hablarás con la voz de la experiencia y con completa autoridad.

Share Button

Josue Yalet

Experto en desarrollo humano y aplicación de metodologías innovadoras para el cambio de patrones mentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *