4

La sinceridad

¿Qué es la sinceridad?

Es el valor personal de hablar y actuar siempre con la verdad, donde evitas engañar a la gente diciendo mentiras, creando confusión o postergando una información cuando se requiere en determinado momento.

Razones por las que se pierde la sinceridad:

Existen muchas razones por las que en ciertas circunstancias las personas dejan de ser sinceras y caen en las mentiras, a continuación se mencionan algunas de esas razones:

la sinceridad

La sinceridad

  1. No se quiere herir los sentimientos de una persona:

    Dicen que a veces la verdad puede ser dolorosa, como cuando te confirman una enfermedad o si te mencionan que tu trabajo está muy lejos de las exigencias de la empresa, etc. Así hay situaciones en las cuales te cuesta ser sincero, porque entras en un conflicto interno, por un lado sabes que una persona no puede seguir en el engaño, pero también te das cuenta que sufrirá un golpe emocional, uno de los principios de la amistad te dice “es mejor herir con la verdad que matar con la mentira”, si sabes que las repercusiones a futuro serán peores, lo mejor es usar la sinceridad.

  2. No quieres quedar en expuesto y en ridículo:

    Imagina que has realizado un mal trabajo y los resultados son desalentadores, quizás no seas sincero con tus superiores y comiences a inventar un montón de historias para justificar los malos resultados, esa actitud te puede dar un alivio temporal, pero también se volverá una carga emocional, porque sabrás que estás mintiendo, a los demás y a ti mismo, piensa ¿cuáles serán las repercusiones cuando la verdad salga a la luz? Será peor, aceptar la responsabilidad te dejará expuesto y quizás tomes un trago amargo, pero será más fácil revertir tu comportamiento y la incertidumbre se eliminará.

  3. Se quiere proyectar una imagen que no existe:

    La gente miente constantemente porque quieren proyectar una imagen que no poseen, esta es una de las principales razones del endeudamiento y la mala administración del dinero, pero la presión social solo está en tu cabeza, si todo el tiempo quieres protagonismo a cualquier costo, perderás tu sinceridad, vivirás en un mundo de fantasías, cuando despiertes, el golpe puede ser muy severo.

  4. Dices una cosa, pero haces otra diferente:

    La sinceridad no solo se trata de palabras, sino un compromiso con las tareas, hay personas que se muestran muy sinceras en las palabras, usando expresiones como las siguientes: “duplicaré esfuerzos”, “buscaré nueva información”, “el fin de semana actualizo los clientes”, etc. Pero nada de eso ocurre, se puede volver un hábito nocivo, usando AFIRMACIONES ESPECIALIZADAS puedes cambiar esa conducta y hacer que tu palabra se vuelva valiosa.

Al usar la sinceridad también debes ser cuidadoso:

La forma en que dices algo es fundamental, si lo haces de manera grosera, donde no piensas en las personas, puedes ocasionar mucho resentimiento, una de las grandes habilidades del líder, consiste en saber transmitir las fallas personales y motivar el cambio, es algo que se va aprendiendo a lo largo del tiempo.

La sinceridad no significa imprudencia:

Si usas la prudencia en todo momento siempre te sentirás tranquilo, tu carrera tendrá un gran futuro porque habrás aprendido a tratar con la gente, hay momentos en que es mejor callar, en algunas empresas se acostumbra demasiado los chismes, esa actitud se ve poco profesional, porque los problemas deben abordarse abiertamente para llegar a las soluciones, no se trata de buscar culpables, sino de mejorar procesos y servicios.

La sinceridad también debes usarla para resaltar el trabajo bien elaborado:

Cuando observes que un trabajo está bien elaborado, entonces dilo, reconócelo y felicita a sus actores, así enviarás un mensaje de esperanza y motivación, las personas se sentirán bien y sus emociones positivas les ayudarán a cumplir mejor sus asignaciones futuras.

La sinceridad se vuelve imprudencia por ejemplo cuando te estás involucrando demasiado en la vida personal de otros, lo cual ocurre a menudo, con tus amigos puedes tener mucha confianza, pero hay que evitar la imposición, si algo lo consideras improcedente, mejor pasa a otro tema.

La sinceridad no significa perder la ética:

Tú puedes tener una excelente comunicación con un grupo de personas, pero eso no significa que vas a la ética, por ejemplo revelando información privada de tu empresa o secretos tecnológicos, etc. Si alguien te solicita algo indebido, debes afianzar tu sinceridad para decir “eso que me pides es incorrecto e inaceptable”

La sinceridad no significa abrir tu intimidad:

Hay aspectos de tu vida que prefieres mantener en secreto o solo abierto para algunas personas, la sinceridad no significa que se deba entrar a tu intimidad, si sientes incomodidad por algo, hay que decirlo y mostrar autoridad respecto a lo que no te gusta, de esa manera se construye LA ACTITUD para ser una excelente persona.

La mayor sinceridad es la que debes aplicar a tu propia vida:

Hay momentos en que podrás ser sincero con otras personas y dar un consejo oportuno, tu aportación será valiosa, pero la sinceridad debes usarla con tu vida y evaluar si realmente estás haciendo lo esencial para convertirte en la persona exitosa que esperas ser.

Share Button

anycuevillas

Escritora, especialista en técnicas de motivación, impulsora del cambio de creencias y la apertura a nuevos conocimientos.

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *