0

La honestidad

¿Qué importancia tiene la honestidad contigo mismo?

La respuesta es sencilla. La honestidad te permite evitar el autoengaño, donde puedes salir de ciertos patrones que te han mantenido en la oscuridad y quizás no te des cuenta de ello.

Lograr propósitos requiere una gran honestidad:

la honestidad

la honestidad

Esa honestidad debe ser aplicada en varios sentidos, por ejemplo: comprender cuáles son las acciones y requisitos para cumplir un propósito, aceptar aquello que se está haciendo mal, evitar falsas expectativas cuando los argumentos están diciendo claramente que se está avanzando en la dirección equivocada.

La honestidad debe llevarte a una profunda introspección:

Quizás es el tiempo en que necesitas pensar con mucho detenimiento respecto al rumbo de tu vida y evaluar si de verdad tienes el deseo de triunfar. Algunas preguntas fundamentales que debes hacerte son las siguientes:

  • ¿Es mi conducta la adecuada para lograr los propósitos que deseo?
  • ¿Me preocupo y trabajo por mejorar cada día?
  • ¿Qué ha pasado en mi vida en los últimos 10 años?
  • ¿Cuáles son mis debilidades más notables donde necesito trabajar?
  • ¿Qué diferencias hay entre mi persona y los modelos de éxito que estoy siguiendo o pretendo seguir?
  • ¿En qué posición pensaba estar a este tiempo?
  • ¿Estoy dispuesto a enfrentar mis malos hábitos?
  • Etc.

Para contestar las preguntas anteriores de forma oportuna necesitas honestidad. Se necesita mucho temple para decir “he fallado en estos factores”, “mi desorden ha sido muy grande”, etc. Pero al reconocer tus fallas, será el primer paso para lograr un propósito a cualquier nivel.

Por otro lado está la evidencia de las personas que no quieren cambiar. ¿Qué harán con la autoevaluación? Comenzarán a utilizar una serie de excusas, pretextos y justificaciones para llegar a la conclusión que era imposible hacer algo diferente. Ahí hay una enorme carencia de honestidad y si se sigue con ese autoengaño pasarán largos años y la vida de estas personas va a empeorar.

De la honestidad debes pasar a los cambios: Reconocer lo que se está haciendo mal es muy importante y un buen inicio. Pero tienes que emprender los cambios. Si logras encontrar LA FUENTE DE LA AUTOMOTIVACIÓN entonces podrás ir derrotando por etapas los hábitos negativos. En muchos casos sentirás que estás barriendo arena en una casa de puertas abiertas en el desierto. Limpias un rato, pero luego está lleno de polvo y arena. Con persistencia al final encontrarás la manera de impermeabilizar la casa o definitivamente irte a otro lado. Los cambios son totalmente factibles, así como hay costumbre a un mal hábito, también lo habrá en uno positivo.

Los cambios son más rápidos cuando se pierde la tolerancia a la adversidad: La gran cadena que impide el crecimiento y desarrollo de potencialidades personales es la tolerancia a la mediocridad. Se observa que algo no está bien, pero de alguna forma se va aceptando esa situación hasta volverla cotidiana. Si tus has caído en ciertas precariedades, entonces debes deshacerte de esa tolerancia y convertirla en un enorme deseo de cambio.

Una vez que ciertas cosas se vuelven intolerables, solo existe el camino de salir de esa situación. Si tú aprendes a HACER QUE TU ÉXITO SEA LA SOLUCIÓN A ALGO EMERGENTE, entonces ten la plena seguridad que podrás superar cualquier situación de adversidad y te levantarás con una fuerza indescriptible que se volverá indetenible.

Una característica esencial de todos los triunfadores está en la intolerancia que se tiene a vivir en la precariedad. Por supuesto que esa intolerancia se debe demostrar haciendo un trabajo muy fuerte y buscando hasta “debajo de las piedras” las estrategias que permitan bienestar y cumplir con éxito los objetivos propuestos.

Share Button

Josue Yalet

Experto en desarrollo humano y aplicación de metodologías innovadoras para el cambio de patrones mentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *