0

El arte de escuchar

El arte de escuchar:

Desde hace miles de años el hombre ha sido un ser gregario y la comunicación ha sido una de las bases esenciales de la subsistencia de la raza humana, donde el arte de escuchar tuvo que aparecer en algún momento para tomar estrategias en común que aumentarán las expectativas de vida y hoy en día es indispensable.

En la actualidad el arte de escuchar se ha vuelto una paradoja:

El arte de escuchar

El arte de escuchar

Actualmente se puede decir que el arte de escuchar se ha vuelto una paradoja porque existen tantos sistemas de comunicación que en la práctica deberían dar mejores resultados en cuanto al mejoramiento de las relaciones interpersonales. Pero no ocurre de esa manera. Lo cierto es que de alguna manera se ha perdido amor por el prójimo y son pocos los que están dispuestos a escuchar y también ayudar.

Los expertos en adolescencia dicen que en los últimos años los problemas relacionados con la depresión han aumentado aproximadamente un 40%, en España después de la crisis de los años 2008-2013 según la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP) los sucidios aumentaron en un 50%. ¿Cuántos de estos casos podrían evitarse si hubiera personas dispuestas a aplicar el arte de escuchar? Es seguro que esas estadísticas tenderían a la baja.

La amistad y el arte de escuchar:

El arte de escuchar funciona muy bien cuando existe la amistad. Porque un amigo está dispuesto a brindarte tiempo, escucharte y aconsejarte. Ciertas exigencias laborales en la vida de muchas personas han afectado el roce social y con ello ha ocurrido que hay menos tiempo para fomentar la amistad y por ende el arte de escuchar, sin embargo dentro de esas limitaciones siempre es posible hacer algo para mejorar la comunicación.

Las dificultades para aplicar el arte de escuchar:

Existen muchas dificultades para poder escuchar a otra persona o que tú mismo puedas ser escuchado, enseguida se mencionan algunas de ellas:

  1. No existe el suficiente nivel de confianza basado en la amistad:

    Si tú estás atravesando algún problema necesitas compartirlo con una persona a la que le tengas la suficiente confianza, la cual tiene que ser un amigo, consejero o profesional competente. Si no encuentras a esa persona indicada, entonces el problema se irá acumulando en tu interior hasta que finalmente estalle y pueda ocasionarte efectos muy negativos.

  2. El egoísmo:

    El sentido de individualismo se ha ido asentando con más fuerza en los últimos años, por un lado es comprensible porque las exigencias de un mundo competitivo requieren tener una alta preparación. No obstante lo inadecuado es irse a los extremos y olvidarse de la empatía de lo que pueden estar sufriendo el amigo. El arte de escuchar se afianza con la interrelación continua.

  3. El miedo a ser juzgado:

    ¿cuántas tragedias pudieran evitarse si las personas dejarán a un lado el miedo a ser juzgados? Serían muchas. Incluso cuando existe la amistad hay personas que temen a lo que sus amigos puedan pensar y van postergando problemas serios que después es mucho más difícil de solucionar.

  4. Las distracciones de la tecnología actual:

    Los niños y jóvenes de hoy dedican una gran cantidad de tiempo a la televisión, teléfonos inteligentes, videojuegos y el internet, y ¿cómo está la comunicación familiar? En muchos hogares anda muy mal y pocos actúan para resolver esa situación. La tecnología actual bien empleada debe servir para mejorar la comunicación y hacer que el arte de escuchar funcione a todos los niveles.

  5. Menos disponibilidad de tiempo para la comunicación:

    En muchas familias la comunicación ha disminuido porque los miembros de ese hogar llegan agotados de trabajar solo a descansar en una cama y olvidarse de todo lo demás. Hay que aplicar PRINCIPIOS INTELIGENTES PARA TRIUNFAR EN LA VIDA, los cuales implican llegar a un resultado sólido que genera un equilibrio y mejores condiciones de vida.

¿Cómo fomentar el arte de escuchar?

Existen muchos consejos que te ayudarán a mejorar los fundamentos del arte de escuchar, algunas de esas ideas se mencionan a continuación:

  1. Cuando platiques con una persona no solo oye, sino que aprende a escuchar:

    Existe una tendencia al uso de una cortesía social, donde te encuentras a un amigo y las frases típicas son: ¿cómo estás?, ¿cómo te ha ido?, ¿dónde estás trabajando?, etc. Pero cuando las personas expresan “he tenido problemas económicos”, “mi salud no ha estado bien”, etc. A veces parece que esas palabras tan solo se las lleva el viento sin que se note una reacción empática. Es ahí cuando notas que una persona solo oye, pero escuchar significa interesarte por la otra persona y las cosas que le suceden, no solo ver la fachada sino intentar comprender cómo está su corazón.

  2. Fomenta la amistad y no solo te comuniques cuando necesites algo:

    El arte de escuchar es recíproco, pretender que todo el mundo quiera escucharte cuando tú no escuchas a nadie es algo que no sucede muy a menudo. Es cierto que tu agenda de ocupaciones puede ser muy apretada, pero si te propones fomentar la amistad entonces podrás encontrar el tiempo.

  3. Encuentra ideas afines con las personas:

    En ciertas ocasiones la amistad se desvanece porque el fin común se pierde. Una estupenda forma de aumentar el arte de escuchar está en discutir ideas afines, propones estrategias, investigar y llevar a la práctica muchos proyectos, de esa forma notarás que mejoras la comunicación.

  4. Usa la retroalimentación para dar seguridad a la otra persona que lo estás escuchando:

    Si te quedas callado o desvías la plática de tu interlocutor entonces este lo notará y se dará cuenta que no le estás escuchando. La retroalimentación te permite reformular preguntas relacionadas con el diálogo, eso te ayudará a tener una comprensión de la temática o problema y así poder dar un consejo más oportuno.

  5. Si quieres aprender a escuchar entonces evita volcar la atención sobre tu vida:

    El comportamiento de quienes no han aprendido a escuchar se vuelve instintivo, de pronto están ensayando mejorar el arte de escuchar, pero en pocos minutos son ellos los que están hablando. Tú debes evitar esta falla y siempre dirigir la atención a quien quieres escuchar.

  6. Ensaya el uso de tu memoria:

    Prestar atención y usar el arte de escuchar no siempre es fácil, por ejemplo te presentan a alguien y compartes un tiempo con esa persona y no recuerdas su nombre. El ensayo de la memoria te ayuda a mejorar tu capacidad de prestar atención, utiliza una AGENDA DE ACTIVIDADES para realizar un trabajo estricto que te permita superar tus malos hábitos y tener una estupenda memoria.

  7. Busca el momento y lugar adecuado:

    Si estás presionado porque tienes que terminar un informe urgente es obvio que no es el momento adecuado para ensayar el arte de escuchar. Lo mismo sucede con el lugar, deber ser tranquilo, libre de distracciones, privado y confortable, donde puedas escuchar muy bien.

Share Button

idaliafalck

Administradora de empresas, Especialista en procesos de capacitación y Dirección de proyectos. Agente de cambio y motivadora de la gestión del talento personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *